Skip to content

Bases de conocimiento en Internet

26 enero, 2012

Hace apenas unos años, los principales términos informáticos giraban en torno a los datos que generaba y controlaba una organización. Hoy en día, cada vez se habla más de su conocimiento. ¿En qué se diferencian los datos de la información o el conocimiento?

En una conversación informal los tres conceptos suelen utilizarse indistintamente, lo que puede llevar a una interpretación libre de los mismos. Quizás la forma más sencilla de diferenciarlos sea recordar la regla del teléfono: un número de teléfono aislado representa un dato, un listín telefónico (convenientemente organizado, formateado y contextualizado) representa información, y todo el procedimiento que cada uno de nosotros sabe repetir para localizar el número que necesita, teclearlo en el móvil, y contactar con el interlocutor deseado, eso es lo que representa el conocimiento.

Datos, información, conocimiento

Hasta hace no mucho tiempo, los datos podían estar localizados en sistemas software (bases de datos, principalmente), pero el conocimiento no. El conocimiento era un campo reservado a agentes de mayor nivel, como personas o empresas. Sin embargo, la escalada de complejidad y mejoras que experimentaron las aplicaciones de gestión (ERP, CRM, CMI, BPM, GD, WF… etc.) hizo que los datos de las organizaciones, y de los sistemas de información en general, se fuesen documentando cada vez más, dotándolos de metadatos y mecanismos que permitían mejorar su consumo interno.

Así fue como nacieron las bases de conocimiento, una evolución de las bases de datos que hacen que la información almacenada en ellas se encuentre catalogada de tal manera que pueda ser entendida y consumida no sólo por una persona, sino también por una máquina.

Hoy en día, el concepto de «base de conocimiento» se proyecta como la evolución natural de los sistemas de información, tanto a nivel privado (dentro de grandes empresas) como a nivel público (en gobiernos e instituciones oficiales). De hecho, muchas bases de conocimiento empiezan a estar accesibles directamente desde Internet. Un buen ejemplo es el Portal de Datos Públicos del Gobierno Español, enmarcado en el movimiento Open Data.

Llegados a este punto, lo normal es que surjan iniciativas abiertas y disponibles en Internet. Mucha gente estará pensando en Wikipedia como una base de conocimiento. Sin embargo, la realidad es que, aunque Wikipedia almacena una cantidad ingente de información, no es capaz de interpretarla de manera automática. Así que para obtener un buen ejemplo abierto y disponible de base de conocimiento, debemos recurrir a la DBPedia, un proyecto promovido por la Universidad de Berlín que se basa en la Wikipedia para estructurar información pública.

Entre las principales bases de conocimiento generalistas disponibles en Internet nos encontramos con las iniciativas más similares a Classora Knowledge Base en cuanto a finalidad y arquitectura: Wolfram Alpha, Dbpedia, Freebase y True Knowledge.

  • Wolfram Alpha: promovida por el prestigioso científico Stephen Wolfram (padre del programa Matemathica) en la Universidad de Illinois. Ahora mismo representa una de las líneas de negocio más pioneras de la matriz del grupo empresarial Wolfram Research.
  • Dbpedia: iniciativa de la Universidad de Berlín en colaboración con otras universidades alemanas. Han invertido una gran cantidad de recursos en estructurar la información disponible en Wikipedia, transformando artículos de texto plano en datos computables.
  • Freebase: es una base de conocimiento colaborativa y libre, recientemente adquirida por Google, que fue impulsada inicialmente por la empresa Metaweb Technologies, en San Francisco. Freebase basaba todo su contenido en licencias Creative Commons.
  • True Knowledge: es una iniciativa de la Universidad de Cambridge cuya finalidad última consiste en crear un motor computacional de respuestas estructuradas. True Knowledge maneja el récord en cuanto a volumen de información almacenada.

Por su parte, Classora Knowledge Base es la primera base de conocimiento internacionalizada y disponible completamente en español e inglés. Classora presenta una característica diferencial sobre las iniciativas anteriores: la aplicación de técnicas de Business Intelligence para cruzar información de cada unidad de conocimiento con todos los informes (listas, clasificaciones, rankings y encuestas) en los que figura, monitorizar su evolución temporal, y representar todos estos resultados en múltiples formatos e interfaces sencillas.

A nivel técnico, todas las bases de conocimiento se deben enfrentar a varios problemas generales: (1º) conseguir un volumen suficiente de información estructurada, (2º) eliminar duplicidades -datos repetidos- e islas de información -datos inconexos-, (3º) actualizar cada dato almacenado con la cadencia oportuna, consultando periódicamente la fuente original, (4º) entender los requerimientos concretos del usuario -humano o máquina- a través de asistentes o consultas en lenguajes formales y (5º) ofrecer un rendimiento óptimo, proporcionando una solución en un tiempo de respuesta razonable -aunque no necesariamente tiempo real-.

En fin, éste es el estado actual del arte en cuanto a las bases de conocimiento y las herramientas públicamente disponibles en Internet. Un paso más para acercar los dispositivos electrónicos a nuestro modo de ver las cosas… ¿crees que algún día los humanos conseguiremos sintetizar completamente nuestro conocimiento en un sistema software?

Microsoft vs Apple: quizá la mayor rivalidad de la historia empresarial

22 diciembre, 2011

Steve Jobs y Bill Gates

En la historia empresarial ha habido grandes rivalidades entre compañías de referencia: Coca-Cola vs Pepsi, Nike vs Adidas, Ford vs General Motors, McDonals vs Burguer King… etc. Sin embargo, la que está resultando más mediática en los últimos años es quizá la protagonizada por las dos corporaciones tecnológicas por excelencia: Microsoft y Apple.

Todo empezó el 4 de Abril de 1975, año en el que se fundó Microsoft. En menos de 12 meses, el 1 de Abril de 1976, entró en escena la compañía de la manzana. Al principio, Apple y Microsoft no jugaban exactamente en el mismo sector, pero una cuidada estrategia de esta última, acompañada de una serie de artimañas empresariales de dudosa índole, hicieron que ambas compañías pasasen a ser competidoras directas en el año 1978. Todo el proceso se explica bastante bien en la película Piratas de Silicon Valley.

Con el mercado del PC y del software para el usuario final todavía por explotar, las dos compañías iniciaron una encarnizada lucha por el liderazgo, acompañada durante años por un constante incremento de su facturación y su plantilla. Eso hizo posible que en menos de una década pudieran pasar de ser startups a ser corporaciones cotizadas en bolsa. Apple inició su andadura en el índice NASDAQ en 1984, apenas 8 años después de su fundación. Microsoft empezó a cotizar unos meses más tarde, a principios de 1986.

Hasta ese momento, el partido entre ambas empresas estaba prácticamente en tablas. Sin embargo, el inicio de las cotizaciones de Apple coincidió con la marcha forzada de Steve Jobs: el consejo de dirección de Apple, ahora con grandes inversores de por medio, lo había echado de la compañía que él mismo había fundado.

Tras la marcha de Steve Jobs, Apple pasó a ser la sombra de lo que era. Por su parte, Microsoft, que seguía liderada por Bill Gates, le tomó enseguida la delantera. Todo ello se ve reflejado en el precio de la acción de ambas compañías: entre 1986 y 1998, el precio de la acción de Microsoft siempre estuvo por encima de la de Apple. De hecho, en Enero de 1998, las acciones de Microsoft valían 10 veces más que las de Apple.

Pero resultó que en ese momento, Steve Jobs, el hijo pródigo, ya se había reincorporado como CEO a su antigua compañía. Lo que pasó a continuación, desde el punto de vista comercial y empresarial, se ve perfectamente reflejado en las gráficas del NASDAQ que se muestran a continuación. Sólo basta decir que, en el momento de la muerte de Steve Jobs, en Octubre de 2011, las acciones de Apple valían 16 veces más que las de Microsoft. O lo que es lo mismo, 160 veces más que antes de su reincorporación a la compañía.

Gráficas comparativas de Apple y Microsoft

De hecho, en diversos momentos del año 2011, Apple se convirtió en la mayor empresa del mundo por cotización bursátil. La empresa de la manzana llegó a valer la impresionante cifra de 346.000 millones de dólares. Para hacernos una idea y poder interpretar correctamente esta cifra, si Apple fuese un país, lograría estar entre los 25 países más ricos del mundo por PIB, prácticamente a la misma altura que Argentina.

A pesar de todo, esta rivalidad aparentemente tan dura entre Apple y Microsoft, no lo fue tanto entre bastidores. Por ejemplo, en el año 1997, cuando Steve Jobs regresó a Apple porque la empresa se encontraba al borde la quiebra, el apoyo de Microsoft resultó fundamental. En esos momentos difíciles, la compañía de Bill Gates invirtió 150 millones de dólares en Apple, y mostró su compromiso para seguir desarrollando aplicaciones como Office y Explorer para Macintosh. Al fin y al cabo, algo le tenemos que reconocer a las dos compañías: gracias a ellas la tecnología ha irrumpido definitivamente en los hogares para enriquecer nuestras vidas.

Según tu opinión, ¿cuál de estas dos empresas ganará a largo plazo? Ahora que sus líderes no son Bill Gates ni Steve Jobs, ¿te atreves a hacer un pronóstico?

Classora Finance: la nueva app móvil de Classora para iPhone y Android

7 noviembre, 2011

Ya está disponible la segunda aplicación móvil temática construída sobre la base de conocimiento de Classora: Classora Finance. Se trata de una herramienta dedicada a explorar datos bursátiles históricos, en forma de rankings de empresas, para los índices IBEX-35, NASDAQ y Dow-Jones. Classora Finance incorpora además listados de países ordenados sobre diferentes indicadores económico-financieros: renta per cápita, PIB, tasa de paro… etc.

Classora Finance es un clon de nuestra primera aplicación móvil: Classora Sports. Al igual que ésta, Classora Finance está disponible tanto para dispositivos Android como para dispositivos iPhone. Y por supuesto, Classora Finance es gratuita (aunque quizá solo temporalmente) y no incluye ningún tipo de publicidad.

Classora Finance

Los datos que están disponibles en Classora Finance para las empresas que cotizan en el IBEX-35, Dow Jones, NASDAQ-100 Y NASDAQ Composite son:

  • El número mensual de operaciones de compra-venta de acciones
  • El precio por acción al final de mes
  • La revalorización de las acciones mes a mes

Además, con Classora Finance podrás consultar otros informes como:

  • Renta per cápita y PIB de países según el Banco Mundial.
  • PIB de las comunidades autónomas.
  • Renta per cápita y PIB de los estados de USA.
  • Tasa de paro en todas las comunidades autómomas de España; en los países de la Unión Europea, Estados Unidos y Japón.
  • Datos demográficos de países según el Banco Mundial.
  • Datos demográficos de municipios, provincias y comunidades autónomas de España.
  • Infraestructuras como carreteras pavimentadas, puentes, trenes de alta velocidad, aeropuertos, etc. Según el Banco Mundial y otras fuentes oficiales.
  • Información de recursos naturales como por ejemplo. El número de playas con bandera azul por Comunidad Autónoma, etc.

Analiza la evolución de empresas en cada bolsa en la que cotizan. Personaliza tus intereses para estar al día de la información de forma rápida y sencilla. En definitiva, consulta y averigua muchos datos de interés a través de una nueva perspectiva.

classora-finance-iphone
classora-finance-android

Nos gustaría agradecer su colaboración a Juan Bautista Pouso, para la creación del clon en Android, y a Zadia Software, para el correspondiente clon en iPhone.

Aunque Classora Finance es gratuita, si eres un lector asiduo de este blog y te la descargas, el precio que tienes que pagar (por supuesto, solo si lo consideras conveniente) es el de ponernos una nota alta y escribir un comentario positivo sobre la app. ¡Gracias!

Classora ha parseado y estructurado la información del BORME

17 octubre, 2011

Como ya sabéis, en Classora hemos desarrollado una tecnología que nos permite procesar, de manera semiautomática, distintas fuentes de datos públicas con suma rapidez y facilidad. Pues bien, en nuestra última incursión en datos estatales hemos estructurado una gran parte de la información disponible en el BORME (Boletín Oficial del Registro Mercantil).

El BORME es el documento público en el que se recopila información relacionada con la actividad mercantil de todas las empresas españolas. Entre sus entradas destacan depósitos de cuentas, revocaciones o nombramientos de administradores, modificaciones estatutarias, alteraciones en el capital social, cambios de domicilio social, fusiones y adquisiciones… etc.

El robot encargado de descargar, interpretar y estructurar la información del BORME constituye un buen ejemplo de las capacidades de nuestra tecnología. Esto se debe a que los boletines oficiales son fuentes que presentan información no estructurada (en muchas ocasiones, texto escrito a mano, con diferencias gramaticales y alguna que otra falta de ortografía), en diferentes formatos (hay secciones disponibles en HTML, otras en PDF) y sin integración previa (la misma empresa puede estar escrita de varias maneras diferentes, por no mencionar las innumerables formas de abreviar los regímenes jurídicos).

Logos de Classora y el BORME

El resultado de este proceso es un conjunto de más de 1.500.000 empresas parseadas que se irán incorporando paulatinamente a Classora como unidades de conocimiento. En este caso, además de una serie de rankings e informes predefinidos, Classora permitirá visualizar para cada empresa las entradas publicadas en el BORME en los últimos tres años, así como datos telefónicos y de contacto fruto de otro rastreo automático e independiente sobre la web.

Estas capacidades del motor ETL de Classora ya se habían puesto de manifiesto en otras ocasiones, ya que Classora ofrece un servicio orientado al sector bancario para detectar automáticamente situaciones concursales publicadas en el BOE (Boletín Oficial del Estado).

Con el BORME ya son más de 100 las fuentes que revisan periódicamente los robots de Classora para tratar de mantener actualizada la información de la plataforma. Además, con más de 2 millones de unidades de conocimiento, Classora pasa a manejar un número superior al de artículos de Wikipedia en español. Si bien los conceptos «unidad de conocimiento» y «artículo de Wikipedia» no son directamente comparables, esta cifra representa un buen indicador del volumen de datos actual de Classora. Así que ya sabéis, si en vuestra empresa necesitáis ayuda para automatizar la extracción y la interpretación de datos desde una o varias fuentes, y/o la actualización periódica de las mismas, quizás podamos ayudaros. Contad con nuestra experiencia y nuestra tecnología para afrontar el proyecto de forma ágil y con garantías.

Para enterarse de todo: Classora incorpora gestión avanzada de notificaciones a los usuarios

28 septiembre, 2011

Una de las características más demandadas por los usuarios de Classora era la posibilidad de ser informados, vía correo electrónico, cada vez que ocurría algo en la plataforma que les afectase directamente. Por ejemplo, si otro usuario escribía un comentario o añadía nuevas filas a sus rankings, o bien si sus amigos votaban, cambiaban sus listas de preferencias o modificaban algún elemento.

A partir de este momento ya se encuentra disponible esta funcionalidad en Classora. Sin embargo, como no queremos llenar tu correo de spam, hemos trabajado sobre una pantalla de configuración en la que podrás indicar con detalle las notificaciones sobre las que quieres estar informado, así como la periodicidad de las mismas (instantánea, informe diario, semanal o quincenal). Gracias a ella tendrás un control absoluto sobre los correos que te llegan.

Pantalla de configuración de notificaciones en Classora

El enlace a esta pantalla se encuentra disponible en todos los correos que envía Classora. De todos modos, si quieres acceder directamente a ella debes entrar a tu cuenta en Classora y, una vez allí, pinchar sobre el enlace «Notificaciones». Si eres usuario de Classora, por defecto se te activará una configuración predefinida con notificaciones básicas sobre la actividad de tus amigos y la de otros usuarios que interactúen con objetos que has creado tú (rankings, listas, unidades de conocimiento, comentarios… etc).

Esperamos que esta nueva funcionalidad sea de tu agrado. No dudes en contactar con nosotros si encuentras alguna característica mejorable. Y por supuesto, como siempre, valoramos tu feedback por encima de todo: no dejes de darnos tu opinión. ¡Gracias!

Aprovecha los códigos QR para organizar certámenes y concursos con Classora

2 agosto, 2011

Los códigos QR, también llamados códigos BIDI, son un sistema para almacenar información en una matriz de puntos o un código de barras bidimensional. Su principal peculiaridad es que se pueden leer automáticamente con smartphones (iphone, android… etc) y, por tanto, suponen un mecanismo muy rápido para consultar información e interactuar con algunas páginas web.

Código QR

En Classora ponemos a tu disposición códigos QR para facilitar la elaboración de concursos locales. Por ejemplo, si estás interesado en crear un certamen para decidir, mediante votación popular, cuál es el mejor restaurante, pub, discoteca, parque, museo, edificio o cafetería de tu ciudad, Classora será tu mejor opción:

  • En primer lugar, Classora proporciona un código QR maquetado con la información que necesita cada participante en el certamen (por ejemplo, cada restaurante). De esta forma, el interesado puede imprimir este código en formato A4, A3 o A2 para pegar el cartel publicitario correspondiente en su establecimiento. Para el restaurante es la mejor forma de autopromocionarse, ganar popularidad y atraer el voto de sus clientes.
  • En segundo lugar, Classora proporciona un sistema de control antifraude: con el fin de evitar contabilizar repetidos a la hora del recuento, el usuario debe indicar tres datos básicos: nombre, dirección de email y año de nacimiento. Mediante la validación de este formulario, Classora consigue asegurar una gran calidad en el escrutinio de las votaciones y la contabilización de participantes. Y sin comprometer la privacidad del usuario.

Capturando un BIDI con un smartphone

Organizar un concurso de estas características en Classora es lo más sencillo del mundo: simplemente tienes que crear un ranking. Una vez publicado, avísanos mediante este formulario para que activemos los códigos QR (servicio totalmente gratuito). Después sólo tendrás que acceder a la ficha de cada participante en el ranking y pinchar sobre el enlace «QR» que aparece debajo del mismo. Esto te facilitará el código QR con su correspondiente cartel maquetado. Según vaya participando la gente, se irán sumando los puntos a cada opción del ranking. Todo ello, por supuesto, con anonimato absoluto para los votantes.

Situación del enlace QR dentro de una ficha de unidad de conocimiento

Ejemplo de cartel con QR

Así que ya sabes, ¿necesitas organizar un evento local sujeto a participación popular? En Classora tienes la solución más rápida y sencilla. Y por supuesto, gratuita. ¿A qué esperas? No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda.

El «karma» y las camisetas de Classora: ¿te vas a quedar sin ellas?

4 julio, 2011

El karma en Classora es un indicador que mide las aportaciones de cada usuario al proyecto y, por tanto, su reconocimiento dentro del mismo.

Para calcular el karma, Classora pondera cada una de las operaciones que ha hecho un usuario con un peso específico. Hay acciones que tienen un mayor peso, como el número de encuestas votadas, el número de amigos, las imágenes que ha subido cada usuario… etc.

Puedes comprobar tu karma accediendo a Classora como usuario registrado y consultando tu página de perfil. También puedes ver la lista de usuarios con más karma.

Las operaciones más valoradas por Classora para incrementar el karma son las siguientes:

Aportaciones a la comunidad: Aportaciones a la base de conocimiento:
  • Número de amigos
  • Número de encuestas votadas
  • Número de comentarios escritos
  • Número de elecciones (“me gusta”, “no me gusta”) sobre unidades de conocimiento
  • Número de rankings publicados
  • Unidades de conocimiento creadas
  • Número de imágenes aportadas
  • Número de unidades de conocimiento ubicadas geográficamente (coordenadas)

El karma se recalcula automáticamente de madrugada, si bien puedes forzar manualmente su actualización al instante desde tu cuenta en Classora.

 

¿Qué ganas con un karma más alto?
En primer lugar obtendrás un mayor nivel de administración de Classora: los usuarios administradores pueden, entre otras cosas, crear unidades de conocimiento no vinculadas a rankings, así como rankings enciclopédicos sobre unidades de conocimiento.

A su vez, los usuarios administradores pueden desempeñar un papel de arbitraje sobre los demás usuarios, validando nuevos rankings, impidiendo la subida de imágenes con licencias no apropiadas, o eliminando unidades de conocimiento repetidas.

El objetivo a medio plazo es que estos usuarios puedan canjear puntos de su karma por descuentos en algunas tiendas de referencia en España. Mientras tanto, los usuarios que superan los 500 puntos de karma están siendo obsequiados con una exclusiva camiseta de Classora. ¿Te animas a conseguir una?

 

¿Cómo puedes mejorar tu karma?
Si eres nuevo en Classora, lo más sencillo y entretenido para aumentar tu karma es votar encuestas. Por ejemplo, puedes empezar por las encuestas más votadas de Classora o las últimas encuestas introducidas.

Otra de las cosas que más ayudan a crecer tu karma es el número de amigos que tengas en Classora. Si entras en Classora a través de Facebook, todos los usuarios de Classora que sean tus amigos en Facebook pasarán a ser automáticamente tus amigos en Classora. Y por supuesto, puedes invitar a amigos que aún no estén en Classora.

Tu karma también crecerá a medida que vayas escribiendo comentarios sobre rankings, unidades de conocimiento, listas de preferencias de tus amigos… etc. Y como puedes observar en el desglose del karma, también se puntúan tus aportaciones “me gusta” y “no me gusta” que hayas calificado sobre unidades de conocimiento.

Por último, si eres un usuario avanzado y te has leído las normas y convenciones de Classora, tus aportaciones a la base de conocimiento se valorarán muchísimo. En este sentido, lo más productivo es crear rankings nuevos y que éstos sean publicados. Para ello deberán ser rankings completos, no repetidos, y muy correctos. También se aprecia de manera especial la creación de nuevas unidades de conocimiento (no repetidas) y la aportación de imágenes y coordenadas a las que ya existen.

El objetivo no es otro que hacer que Classora se enriquezca con datos útiles para todo el mundo. ¿Te animas a colaborar?